14 d’oct. 2014

trenaré la meva tristesa





Trenaré la meva tristesa amb el meu cabell, 
i ho faré amb molta cura.

Ajuntaré la tristesa, el dolor, el buit, les llàgrimes, la pena..... 
i les trenaré amb els meus cabells color xocolata. 

Amb els petons de maduixa, les carícies de setí, les paraules dolces..... 
faré un llaç per cordar-la.

Amb l'amor que sento per tu i els versos....  
faré estels per decorar-la.

Potser un capvespre de cels vermells, 
quan bufi el vent, 
deixaré anar el meu cabell 
i l'aire s'emportarà la tristesa,
eixugarà les llàgrimes,
pal·liarà el dolor......
i només em deixarà la felicitat d'haver-nos conegut, 
d'haver-nos estimat,
els bons records..... 

i continuar estimant-te.




He trobat aquest conte de Paola Klug i m'ha semblat una preciositat.


Trenzaré mi tristeza


Decía mi abuela que cuando una mujer se sintiera triste lo mejor que podía hacer era trenzarse el cabello; de esta manera el dolor quedaría atrapado entre los cabellos y no podría llegar hasta el resto del cuerpo; había que tener cuidado de que la tristeza no se metiera en los ojos pues los haría llover, tampoco era bueno dejarla entrar en nuestros labios pues los obligaría a decir cosas que no eran ciertas, que no se meta entre tus manos- me decía- porque puedes tostar de más el café o dejar cruda la masa; y es que a la tristeza le gusta el sabor amargo.
Cuando te sientas triste niña, trénzate el cabello; atrapa el dolor en la madeja y déjalo escapar cuando el viento del norte pegue con fuerza. 
Nuestro cabello es una red capaz de atraparlo todo, es fuerte como las raíces del ahuehuete y suave como la espuma del atole. 
Que no te agarre desprevenida la melancolía mi niña, aun si tienes el corazón roto o los huesos fríos por alguna ausencia. No la dejes meterse en ti con tu cabello suelto, porque fluirá en cascada por los canales que la luna ha trazado entre tu cuerpo.
Trenza tu tristeza, decía, siempre trenza tu tristeza…
Y mañana que despiertes con el canto del gorrión la encontrarás pálida y desvanecida entre el telar de tu cabello.
Trenza tu tristeza, decía, siempre trenza tu tristeza…

Autora: Paola Klug

Decía mi abuela que cuando una mujer se sintiera triste lo mejor que podía hacer era trenzarse el cabello; de esta manera el dolor quedaría atrapado entre los cabellos y no podría llegar hasta el resto del cuerpo; había que tener cuidado de que la tristeza no se metiera en los ojos pues los haría llover, tampoco era bueno dejarla entrar en nuestros labios pues los obligaría a decir cosas que no eran ciertas, que no se meta entre tus manos- me decía- porque puedes tostar de más el café o dejar cruda la masa; y es que a la tristeza le gusta el sabor amargo.
Cuando te sientas triste niña, trénzate el cabello; atrapa el dolor en la madeja y déjalo escapar cuando el viento del norte pegue con fuerza. Nuestro cabello es una red capaz de atraparlo todo, es fuerte como las raíces del ahuehuete y suave como la espuma del atole. Que no te agarre desprevenida la melancolía mi niña, aun si tienes el corazón roto o los huesos fríos por alguna ausencia. No la dejes meterse en ti con tu cabello suelto, porque fluirá en cascada por los canales que la luna ha trazado entre tu cuerpo.
Trenza tu tristeza, decía, siempre trenza tu tristeza…
Y mañana que despiertes con el canto del gorrión la encontrarás pálida y desvanecida entre el telar de tu cabello.
Trenza tu tristeza, decía, siempre trenza tu tristeza…
Autora: Paola Klug
- See more at: http://mundoconsciente.es/trenzare-mi-tristeza/#sthash.0XpPEd32.dpuf Decía mi abuela que cuando una mujer se sintiera triste lo mejor que podía hacer era trenzarse el cabello; de esta manera el dolor quedaría atrapado entre los cabellos y no podría llegar hasta el resto del cuerpo; había que tener cuidado de que la tristeza no se metiera en los ojos pues los haría llover, tampoco era bueno dejarla entrar en nuestros labios pues los obligaría a decir cosas que no eran ciertas, que no se meta entre tus manos- me decía- porque puedes tostar de más el café o dejar cruda la masa; y es que a la tristeza le gusta el sabor amargo.
Cuando te sientas triste niña, trénzate el cabello; atrapa el dolor en la madeja y déjalo escapar cuando el viento del norte pegue con fuerza. Nuestro cabello es una red capaz de atraparlo todo, es fuerte como las raíces del ahuehuete y suave como la espuma del atole. Que no te agarre desprevenida la melancolía mi niña, aun si tienes el corazón roto o los huesos fríos por alguna ausencia. No la dejes meterse en ti con tu cabello suelto, porque fluirá en cascada por los canales que la luna ha trazado entre tu cuerpo.
Trenza tu tristeza, decía, siempre trenza tu tristeza…
Y mañana que despiertes con el canto del gorrión la encontrarás pálida y desvanecida entre el telar de tu cabello.
Trenza tu tristeza, decía, siempre trenza tu tristeza…
Autora: Paola Klug
Decía mi abuela que cuando una mujer se sintiera triste lo mejor que podía hacer era trenzarse el cabello; de esta manera el dolor quedaría atrapado entre los cabellos y no podría llegar hasta el resto del cuerpo; había que tener cuidado de que la tristeza no se metiera en los ojos pues los haría llover, tampoco era bueno dejarla entrar en nuestros labios pues los obligaría a decir cosas que no eran ciertas, que no se meta entre tus manos- me decía- porque puedes tostar de más el café o dejar cruda la masa; y es que a la tristeza le gusta el sabor amargo.
Cuando te sientas triste niña, trénzate el cabello; atrapa el dolor en la madeja y déjalo escapar cuando el viento del norte pegue con fuerza. Nuestro cabello es una red capaz de atraparlo todo, es fuerte como las raíces del ahuehuete y suave como la espuma del atole. Que no te agarre desprevenida la melancolía mi niña, aun si tienes el corazón roto o los huesos fríos por alguna ausencia. No la dejes meterse en ti con tu cabello suelto, porque fluirá en cascada por los canales que la luna ha trazado entre tu cuerpo.
Trenza tu tristeza, decía, siempre trenza tu tristeza…
Y mañana que despiertes con el canto del gorrión la encontrarás pálida y desvanecida entre el telar de tu cabello.
Trenza tu tristeza, decía, siempre trenza tu tristeza…
Autora: Paola Klug
- See more at: http://mundoconsciente.es/trenzare-mi-tristeza/#sthash.0XpPEd32.dpuf
Decía mi abuela que cuando una mujer se sintiera triste lo mejor que podía hacer era trenzarse el cabello; de esta manera el dolor quedaría atrapado entre los cabellos y no podría llegar hasta el resto del cuerpo; había que tener cuidado de que la tristeza no se metiera en los ojos pues los haría llover, tampoco era bueno dejarla entrar en nuestros labios pues los obligaría a decir cosas que no eran ciertas, que no se meta entre tus manos- me decía- porque puedes tostar de más el café o dejar cruda la masa; y es que a la tristeza le gusta el sabor amargo.
Cuando te sientas triste niña, trénzate el cabello; atrapa el dolor en la madeja y déjalo escapar cuando el viento del norte pegue con fuerza. Nuestro cabello es una red capaz de atraparlo todo, es fuerte como las raíces del ahuehuete y suave como la espuma del atole. Que no te agarre desprevenida la melancolía mi niña, aun si tienes el corazón roto o los huesos fríos por alguna ausencia. No la dejes meterse en ti con tu cabello suelto, porque fluirá en cascada por los canales que la luna ha trazado entre tu cuerpo.
Trenza tu tristeza, decía, siempre trenza tu tristeza…
Y mañana que despiertes con el canto del gorrión la encontrarás pálida y desvanecida entre el telar de tu cabello.
Trenza tu tristeza, decía, siempre trenza tu tristeza…
Autora: Paola Klug
- See more at: http://mundoconsciente.es/trenzare-mi-tristeza/#sthash.0XpPEd32.dpuf

16 comentaris:

  1. Bonita definición y profunda...
    Un abrazo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. A mi también me lo ha parecido. Lo leí ayer y lo encontré precioso.
      Trenzaré mi tristeza.....

      un abrazo

      Elimina
  2. Menudo texto el de Klug... ni una lágrima se me resiste...
    El vacío... será que ese también se puede trenzar?? Yo es que ya no sé....

    Besito salado.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Yo lo he encontrado precioso y despues de llorar largo y tendido.....

      un besito de buenos dias!

      Elimina
  3. Si me lo permites, uno de estos días te robo el texto de Paola K.
    Es demasiado bueno...

    ResponElimina
    Respostes
    1. Tienes mi permiso Nicky. En el blog de la autora permite copiar sus textos siempre que menciones a su autora.
      Besos mil

      Elimina
    2. Gracias por el dato y el permiso :)

      Elimina
    3. De nada, guapísima :)

      Elimina
  4. Una preciosidad..., la tristeza, esa compañera que tantas veces nos asaetea..., "desvanecida entre el telar de tu cabello"... Besos ( y muchas gracias por tu bello comentario)

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias Carver por tu visita y tus palabras.
      Me ha encantado visitar tu blog y comentar.... seguiré leyendote

      besos

      Elimina
  5. És genial i tan bonic, el conte i el teu poema. Moltes gràcies per compartir-ho!! Llàstima que ara duc els cabells curts, sinó em faria una trena :) Petons

    ResponElimina
    Respostes
    1. M'alegro que t'agradi. Jo també l'he trobat molt bonic.
      trenarem les penes i les tristeses a veure si guareixen.
      petons.

      Elimina
  6. Me ha parecido precioso este texto y muy emocionante.

    Un beso.

    ResponElimina
    Respostes
    1. hola Amalia,
      gracias por tus palabras. Yo tambien lo encuentro precioso y poetico eso de trenzar las penas.
      un beso

      Elimina
  7. Esa es la manera, la forma precisa de exprimirla y atragantar sus pulmones para que apenas pueda respirar-te...

    Precioso.

    Beso.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracia Ánima,
      por tu visita y tus palabras. Me alegro que te guste.
      un beso

      Elimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...